En México, de manera anual se presentan un aproximado de 200 millones de casos de diarrea

Share Button

La Secretaría de Salud emite una serie de recomendaciones al consumir alimentos y bebidas, te damos a conocer cuáles son

Fuente: (Rasainforma.com/Miriam Arvizu)

 

Por: Cadena Rasa | 16 de Junio de 2016 | 11:48 horas

Ciudad de México

Consumir alimentos y bebidas contaminadas, pone en riesgo la vida de las personas, pero si se suma la agravante de que en algunos estados de la República las temperaturas son muy altas, en donde el calor hace de las suyas, los alimentos se descomponen rápidamente, si no están en refrigeración y en contraparte las entidades con intensas lluvias, en donde la humedad crea severos focos de infección como larvas, la Secretaría de Salud ha emitido una serie de recomendaciones.

Una de las recomendaciones en las que hace énfasis la Secretaria es en el cuidado que se debe tener al degustar de platillos y bebidas contaminadas, ya sea en lugares públicos e incluso en los hogares, ya que uno de los principales padecimientos que se derivan de la mala higiene o descomposición de los alimentos, es la diarrea, la cual sufren de manera anual, un aproximado de 200 millones de mexicanos.

Por ello es importante la limpieza y cuidado en el manejo de los alimentos, como lavarse las manos: antes de preparar la comida, después de ir al baño, después de manejar alimentos que no estén cocidos, especialmente carnes rojas, aves y pescado, después de limpiarse la nariz, toser o estornudar, antes y después de asistir a una persona enferma y después de haber estado en contacto con basura.

Además de utilizar agua potable embotellada o realizar métodos caseros para garantizar su desinfección como hervirla por 5 minutos, agregar una gota de desinfectante que eliminan los microorganismos nocivos, plata coloidal por cada dos litros de agua o dos gotas de cloro por cada litro de agua, así como lavado y desinfección de vegetales.

Para evitar las enfermedades transmitidas por alimentos, sigue estas recomendaciones:

Al realizar las compras, comience por los productos que no necesitan refrigeración y deje para el final los perecederos como carnes, pescados, aves, lácteos y productos congelados. Confirme que los productos congelados se conserven a la temperatura indicada en el envase y, de no ser así, infórmeselo al encargado del local.

Utilice agua potable, no sólo para lavarse las manos y los utensilios que va a utilizar, sino también para preparar hielo, jugos y aguas.

Lave sus manos y las superficies de la cocina con frecuencia.

Las frutas y verduras deben lavarse cuidadosamente antes de ser consumidas, para evitar tanto la contaminación microbiana como la presencia de productos químicos.

Cocine completamente los alimentos antes de consumirlos (carnes y pollos no deben presentar un color rosado en su interior).

Para manipular carnes y otros alimentos crudos, utilice utensilios diferentes separando siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir.

Durante los días de calor, los alimentos listos para consumir no deben permanecer fuera del refrigerador por más de una hora antes de ingerirlos, recalentarlos, refrigerarlos o congelarlos. Deseche sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración un tiempo mayor al mencionado.

Evite cortar la cadena de frío pues, en el verano, los alimentos son más susceptibles al desarrollo microbiano. Si los transporta fuera del hogar (picnic, playa, etc.) hágalo en cantidades que vaya a consumir y siempre en forma refrigerada, protegidos del sol. Si esto no es posible, elija alimentos que soporten mejor las condiciones de temperatura ambiente (enlatados, frutas).

Para descongelar adecuadamente los alimentos, colóquelos dentro del refrigerador o utilice el horno microondas seguido de la cocción inmediata de los mismos. En el caso de alimentos congelados en porciones chicas pueden cocinarse directamente sin descongelación previa. No los descongele a temperatura ambiente.

No consuma alimentos en puestos callejeros que no tengan provisión de agua potable ni jugos, bebidas o helados de procedencia desconocida.

No compre huevos que tengan la cáscara sucia o rota y consérvelos refrigerados en su envase original, separados de otros alimentos listos para consumir. Lávelos bien en el momento de cocinarlos. Evite las comidas, salsas o postres preparados con huevos crudos.

Si recolecta moluscos, asegúrese de que no sea tiempo de veda por marea roja.

 

Save

Save

Save

Share Button

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.