EL Curso de Yoga

Artículos de Yoga

1. El Yoga, una herramienta singular para Potenciar nuestra Vida

Resulta interesante cómo nos acostumbrarnos a usar herramientas extremadamente sofisticadas contentándonos con saber el resultado que generan y la forma en que se usan.

Obviando totalmente su configuración o contenido, los ordenadores, los gps, y otros múltiples aparatos que nos facilitan la vida moderna, son de uso cotidiano hasta en la vida de los más pequeños.

En todos estos casos (aparatos electrónicos) su diseño tiene un fin concreto y práctico y lleva a ejecutarlo con la máxima eficiencia.

Extrapolando este pragmatismo a cualquier uso cotidiano, incluimos en nuestro esparcimiento diversas disciplinas suponiendo un funcionamiento semejante. Pero resulta que en algunos casos las “cajas negras” que usamos no han sido hechas para un fin tan obvio, ni su diseño es unidireccional. Tal es el caso del Yoga.

En una inmensa mayoría de los principiantes, se acomete la práctica del Yoga siendo una absoluta víctima de nuestras inercias, proyectándolas así como el cuerpo proyecta su sombra, en la forma de movernos, de respirar y de relacionarnos con el ejercicio.

Casi sin excepción, el principiante espera obtener más fuerza, equilibrio, flexibilidad, o cualquier otra cosa que él o ella espere encontrar en la práctica.

Establece una relación de principio y meta con el ejercicio,  lineal, que mide en tiempo, esfuerzo y resultados. Se evalúa continuamente según estos parámetros.

Cuanto más rápido comprende que desarrollar cualquier habilidad hasta el extremo es innecesario en Yoga, más rápido será su desarrollo en esta disciplina.

La singularidad de esta práctica radica en que su realización no depende únicamente del ejercicio en sí, sino, más bien, de la relación que establecemos con él.

El ejercicio, que en la mayoría de los casos es el objetivo, aquí es sólo el medio, el pretexto… El verdadero fin es estudiar nuestro comportamiento en él. El momento más interesante que un profesor de Yoga puede vivir en la enseñanza es el momento en el que su alumno comprende por fin este enorme principio.

Es a partir de entonces que deja de perseguir al Yoga y comienza a vivirlo. Deja de fortalecer sus partes fuertes y comienza a observar sus contrastes. Deja de importarle la cantidad, y comienza a importarle la cualidad.

Como dije al principio, siendo víctima de nuestras inercias entramos al Yoga como si fuera un terreno más en el que debemos jugar nuestras cartas y hacernos más fuertes, y ganar algo. Y el mero hecho de entender que no sirve de nada ese comportamiento nos desarma.

No hay competitividad, no hay meta (al menos medible cuantitativamente) y es de hecho el frenar nuestras inercias y aprender nuevos comportamientos de nuestro cuerpo, de nuestro cerebro, de nuestras emociones, de nuestra mente… lo que traerá el disfrute y la realización de esa tan perseguida relajación, bienestar y otros sueños dorados.

No existe  magia de “aprenda yoga en treinta días”. No hay una medida mínima de esfuerzo, tiempo o en dinero que nos asegure que a partir de ahí comprenderemos Yoga.

Lo único que puede hacer más cercano el aprendizaje del Yoga es que dejemos de prestar tanta importancia a lo que se hace y le prestemos atención a lo que no hacemos en la postura.

Cito una frase de Guruji Iyengar : “El Yoga siempre se practica desde lo invisible”.

¿A qué parte de tu cuerpo o de tu mente no le estás prestando atención? ¿Por qué?

José Antonio Cao

Profesor certificado de Yoga (Método  Iyengar)

2.¿Quién puede practicar yoga?

No importa tu edad o condición física, puedes practicar Yoga.

Fragmento de entrevista realizada a José Antonio Cao,  profesor certificado de Yoga – Método  Iyengar.

Jordys González (JG) – ¿Quién puede practicar yoga y quien no puede practicar yoga?

José Antonio Cao – El yoga lo puede practicar casi la totalidad de la humanidad, hay una parte muy pequeña que estaría excluida de la práctica del yoga y básicamente serían aquellas personas que tienen grandes disfunciones cerebrales, problemas mentales más que físicos, porque el yoga se puede practicar incluso sentado o tumbado.

Una persona, no necesariamente necesita tener una figura, una forma física, o una preparación previa para entrar a una clase de yoga. Es cierto que también depende mucho la forma en la que se enseñe, pero básicamente, si un profesor es capaz de aplicar realmente el yoga a la persona, y hacerlo a su medida son muy pocas las personas que no puedan practicarlo.

Es muy importante diferenciar entre la persona que viene aquejada de una molestia y la persona sana, que viene a practicar yoga. En el primer grupo, que es el grupo, digamos… más delicado, siempre se aconseja que la persona haya visto antes, a un especialista que le haya diagnosticado su dolencia, que venga segura, avalada por un médico, para entonces poder ubicar a esta persona, a este alumno, en una práctica certera, que practique lo que realmente tiene que practicar y no lo que parece ser, que le va a venir bien.

JG – ¿No el síntoma, sino el problema?

José Antonio Cao – El origen del síntoma que tiene y el síntoma, que a veces es lo mismo y a veces es distinto. Si ya sabemos lo que tiene la persona y si ya la persona está segura de eso,  su práctica será certera, lo que en ningún momento puede pasar es que el yoga se aplique mal, y que por supuesto genere resultados negativos, no tendría porqué.

Si la práctica se realiza siempre, seguida de la palabra de un especialista, seguida de la correcta información del médico, pues no tiene por qué haber problemas. Yo tengo mucha experiencia, a lo largo de muchos años de enseñanza y he visto mejoría en prácticamente molestias del cuerpo en general, incluso síquicas, cuando se trata correctamente.

Pero si ya no es una persona que tiene una dolencia, sino una persona que está totalmente sana, incluso en ese caso, el orden de práctica tiene que ser el que el profesor dicta, porque el yoga es un océano de información, tenemos yoga por todas partes.

JG – ¿Se puede perder un alumno perfectamente?

José Antonio Cao – Sí, de hecho una gran parte del problema es que el alumno se pierde, y que recibe tanta información que no tiene ninguna. Que recibe tanta información, a veces contradictoria, que se siente inseguro. Entonces, lo más fácil es confiar en el profesor, seguir el ritmo, y seguir el orden que el curso dicta.

Si está bien diseñado el curso y si el profesor es un profesor verdadero de yoga, no va a haber posibilidad de que esta persona no mejore, siempre va a tener un resultado positivo.

 

3.¿Cuándo se ven los resultados del Yoga?

Mejorar el cansancio, obtener más energía, más agilidad, mejorar y acortar la digestión, son algunos de los primeros indicadores de resultados rápidos

Fragmento de entrevista realizada a José Antonio Cao,  profesor certificado de Yoga – Método  Iyengar.

Jordys González (JG) – ¿Cuándo puedo empezar a ver los resultados?

Por ejemplo si empiezo hoy, veo tu curso, o veo un módulo de tu curso y empiezo a aplicarlo, ¿cuando puedo ver algún resultado?, al menos en esa sección, ese módulo o para esa dolencia. Por supuesto teniendo en cuenta que soy coherente, consecuente y disciplinado con la práctica del yoga.

José Antonio Cao – ¿Esto es lo más difícil, no?

Si se hace exactamente lo que se dice que hay que hacer, el resultado es muy rápido, porque el cuerpo físico (osteomuscular), que es el que primero que se entera del resultado, se tonifica y responde. Prácticamente en menos de dos meses ya se ven los resultados y las personas notan diferencias.

Hay muchos  indicadores pequeños, que a mis alumnos les gusta mucho escuchar, que pueden ser por ejemplo, el tiempo en que la persona se despereza por la mañana al despertarse, puede ser el tiempo de digestión de los alimentos, que disminuye.

JG- ¿Notamos que se acorta, no?

José Antonio Cao  – Claro, porque se tonifica el sistema digestivo, puede ser también la facilidad para subir y bajar escaleras. Esta acción cuesta menos, porque el cuerpo parece estar más ligero ya que hay muchos músculos que empiezan a funcionar, que antes estaban fuera del sistema, y estos detalles son pequeños indicadores de que en realidad se esta afinando la maquinaria osteomuscular externa.

Eso es un resultado que se obtiene muy rápidamente, sobre todo si son personas entre una edad media, comprendida aproximadamente entre los 20  y 65 o 70 años, una persona que todavía tiene un cuerpo estable.

Después, obviamente, los resultados más potentes, los resultados más a medio y largo plazo, que son los que un practicante un poco más maduro busca tener, tendría que ser ya en dependencia del carácter y la fisonomía, y fisiología de la persona, pues los va a tener a partir de los 3, 6, 8 meses o a veces un año, en dependencia de la práctica que haya tenido, pero siempre lo tiene rápido.

 

4.El yoga es deporte; Yoga es la fitness?

Puedes Cultivar el cuerpo a través del Yoga Iyengar

El yoga se puede adaptar y se puede aplicar, según el carácter de la persona, a una práctica más deportiva, a una práctica de cultivo físico, pero también se puede aplicar a una terapia, a una medicina.

El yoga se puede practicar como un arte, se puede practicar como una filosofía de vida, se puede practicar como una religión, se puede realizar prácticamente, como lo que uno quiera.

Porque la expresión del yoga depende de quién lo practica, el yoga no tiene limitación en ese sentido. Por eso decía, según la creencia de cada cual, crean o no, en el alma o en el espíritu, sean o no, materialistas….

Pero  lo que sí, no se puede dejar de lado es que todos tenemos cuerpo, todos tenemos emociones, todos tenemos pensamientos, y aunque no los palpemos están ahí, y los pensamientos se manifiestan directamente en nuestro cuerpo, se manifiestan en nuestro estado de ánimo y químicamente hablando.

Entonces, esas relaciones que no se pueden negar al día de hoy, pues es una realidad, todas se ponen en la práctica. Si uno es deportista, el yoga es un deporte, pero si uno es filósofo, el yoga es una filosofía.

José Antonio Cao

Profesor certificado de Yoga (Método  Iyengar)

5.El Yoga potencia y equilibra tu cuerpo al límite

Fragmento de entrevista realizada a José Antonio Cao,  profesor certificado de Yoga – Método  Iyengar.

Jordys González (JG) – José, otras 2 cuestiones que yo creo que son fundamentales explicar – ¿Cuál es el beneficio final del yoga, para que sirve, porqué practicarlo?

Y… ¿Cuál es la diferencia quizás, entre hacer yoga y otra modalidad deportiva, otra modalidad de fitness o entrenamiento, u otra disciplina?

José Antonio Cao – Sí, la enseñanza del yoga es en extremo difícil, porque cada alumno es un mundo, y cada personalidad de los alumnos es un reto a mi facultad como profesor, de presentarle el yoga, más bien a la medida de él.

El yoga es muy versátil, pero al mismo tiempo es muy completo.

La diferencia fundamental que tiene con la práctica del fitness o la práctica de, spinning, aeróbicos o cualquier otra disciplina, que también emplea el cuerpo físico, es que el yoga nunca toma como fin los resultados que le llegan al cuerpo físico, sino, son una herramienta más y un paso para llegar a una armonía que está mas allá, a un resultado de bienestar que está mas allá, y que comprende, pero no se limita a la elasticidad, la fuerza, el equilibrio, la salud del cuerpo físico meramente.

Entonces, por  mi experiencia como profesor puedo decirte, que yo he tenido alumnos que vienen al yoga y me han dicho “Yo quiero bajar de peso”, “Es que quiero estar más fuerte”, “Es que quiero ganar elasticidad”, entonces…

Para ganar elasticidad esta el streching, para perder peso hay muchísimos métodos que se venden para perder peso, para ganar fuerza están todas las demás disciplinas que dijimos, está el fitness, etc…

Pero el yoga aparte de dar todo eso, lo conecta de tal manera, que lo equilibra.

Un practicante de yoga no va a tener nunca, más fuerza que la que sus articulaciones soportan, no va a tener más elasticidad que la que sus músculos pueden sujetar, para no lesionarse, no va a tener más control ni mas desarrollo nervioso del necesario, para que su cuerpo funcione bien.

Entonces, al yoga lo define la armonía en cualquiera de sus niveles, al yoga lo define la integralidad. Desde el principio el practicante pone todos sus niveles de existencia en la práctica del yoga, aunque no lo sepa… está ahí.

Sin embargo, al practicar fitness está su cuerpo practicando y su mente puede estar perfectamente oyendo música, totalmente dispersa. En el yoga eso no se da.

 

6.Convierte tu cuerpo en el mejor aliado de tu mente

Fragmento de entrevista realizada a José Antonio Cao,  profesor certificado de Yoga – Método  Iyengar.

Jordys González  (JG) – José, tengo una duda. En la programación neurolingüística, yo creo que en todo esto, siempre una cosa va atada a la otra, se dice que o bien… puedes cambiar tu fisonomía con tu mente, o puedes cambiar incluso tus pensamientos con tu fisonomía.

En el yoga también se trata esto, ¿no? que una cosa conecta, con la otra perfectamente.

José Antonio Cao – Sí, un maestro prominente del yoga que es Prasant Iyengar, hijo del maestro Iyengar, escribió una vez que: “Las ásanas, como ejercicio de yoga, son arquetipos iconográficos de la conciencia del ser humano”.

Cuando uno adopta una postura, la está adoptando desde el núcleo de su ser, hasta su piel, que es lo que te decía antes, en la primera pregunta. Prácticamente, no queda nada fuera del ejercicio.

Si el cuerpo físico adopta una figura, está sugiriendo a su psiquis que adopte un comportamiento, y está diciéndole a sus pensamientos que fluyan de una determinada forma.

Luego el movimiento físico, el movimiento energético, el movimiento mental, se alinean de cierta manera, entonces, uno induce la estabilidad de la psiquis a través de la estabilidad del cuerpo.

Y como la mayoría de los practicantes que comienzan solamente perciben algo en concreto a nivel físico, de la piel directamente, pues es esa la herramienta que se emplea. Pero no significa que con esa herramienta estemos limitándonos sólo a esa capa, esa herramienta es capaz de influir en todas las demás, aunque al principio no se enteren…. pero está pasando.

Por eso los cambios de carácter profundos, a largo plazo, se están gestando desde la primera vez que el practicante adopta una postura de yoga, bien hecha… Ese es el resultado.

 

7.¿Cuál crees que es el horario ideal para practicar yoga?

Fragmento de entrevista realizada a José Antonio Cao,  profesor certificado de Yoga – Método  Iyengar.

Jordys González (JG) – Me decías que el yoga es sencillo de practicar. Si yo dedicase 30 minutos al día, no sé si es mucho o poco tiempo, pero 30 minutos de manera disciplinada, sería bueno practicar yoga antes de salir al mundo exterior o cuando regresase, para relajarme del día a día.

– Sé que depende de muchos factores, pero ¿cuál crees que es el horario ideal para practicar yoga?

José Antonio Cao – Mira, mejor que no practicar es practicar, entonces, hay personas que tienen horarios que les resulta imposible una hora determinada del día, pero si pudiesen tener horas para escoger, que si no pueden escoger, la que puedan… practíquenla.

Si pudiesen escoger les aconsejaría que escojan aquella en la que tengan más tranquilidad en la práctica. Si uno se levanta por la mañana y resulta que levantándose 20 minutos antes va a lograr que en casa no haya nadie despierto, esta va a ser la mejor.

JG –  Fantástico, antes de salir y enfrentarse a todo ¿no?

José Antonio Cao – Claro, porque cuando uno se despierta, durante el sueño, el cerebro se encargó de quitar esa capa externa de pensamientos que hacen que la mente esté tan inquieta, que un grado mínimo de concentración le resulta muy difícil.

Cuando uno se despierta está más fresco mentalmente, aunque físicamente está más contracturado y más cerrado, internamente vas a recibir mejor el beneficio de la práctica.

Pero  si no se puede, porque el trabajo es muy temprano y no se pueden levantar más temprano. Al llegar a casa, tómense por lo menos cinco minutos, para que eso que se hizo durante el sueño lo podamos hacer…… aunque sea un poquito.

Es decir….ya salí del trabajo  ya llegue a mi casa.

JG- Desconectarnos….

José Antonio Cao – Sí, porque en el yoga primero hay que  decir “ahora empezamos con el yoga”, ahora, este pequeño ratito es sólo tuyo. Es el momento entre lo que yo practico, y yo…., sólo para mí. Es lo que muchos hacen en la bañera, es lo que muchos hacen cuando se sientan a leer la revista preferida.

El yoga tiene que ser eso, tiene que ser un descubrimiento continuo, es… ¿que va a pasar en el próximo capítulo de mi práctica?

JG – No una obligación, sino aprender a disfrutar ese momento, ese es mi momento, un momento de poder.

José Antonio Cao – Eso… tiene que ser un disfrute, no puede ser una tortura, no puede ser  una disciplina más………. ¡Porque de disciplinas y presiones ya estamos llenos!

JG – Yo sé que la disciplina es importante, pero con sólo escuchar la palabra “Disciplina” es como si dijéramos “tengo que”, y en el yoga no es “tengo que”, es más bien….”quiero hacerlo” ¿no?

José Antonio Cao – Exacto, más bien “voy a hacer yoga”, como quien dice “voy a hacer un sudoku”, “voy a sentarme a…”

Sí… porque es una liberación, en ese momento la mente dice “ah… que bueno”, no estoy pensando en el trabajo, no estoy pensando en deberes familiares, no estoy pensando en nada, estoy pensando en mí, en mi práctica y en lo que estoy recibiendo de eso, y cuando uno termina de practicar, el estado en el que termina siempre es muchísimo mejor que el estado en el que comenzó…siempre.

Entonces, aunque cueste ese ratito es importante dedicarlo a tu práctica, piensas “esos 15 minutos me cuesta sacarlos”, pero en realidad cuando terminas dices “que bueno que los saqué” y “no voy a olvidar como me siento después de que termino de practicar”.

JG – Además creo que siempre, siempre,  hay un beneficio que es decir “lo hice”, “perfecto”

José Antonio Cao – Exacto.

JG – Es decir “hoy hice algo más por mí, hoy sume algo a mí”, en mejor que el hecho de decir: “bueno, no importa mañana lo hago”, y llega mañana, te despiertas y dices  “ah… ayer no lo hice”. Es un poco la filosofía, ¿nos quedamos con eso?

José Antonio Cao – Nos quedamos con eso.

JG – Bueno…yo te invito sinceramente a disfrutar de este curso… es fantástico…, además, por módulos, bien estructurado.

Te invito a que hagas algo…ya sea si te duele algo o tienes algún problema físico específico, te recomiendo que escuches los consejos de José Antonio. Y si quieres profundizar o coger el yoga quizás como estilo de vida y hacerlo de manera fácil y fluida, creo que este curso será un buen comienzo.

 

Videos Sobre Yoga

 

Regístrate gratis en el enlace que aparece debajo de este video.

 

Regístrate gratis en el enlace que aparece debajo de este video.

Regístrate gratis en el enlace que aparece debajo de este video.

 

Regístrate gratis en el enlace que aparece debajo de este video.

 

Regístrate gratis en el enlace que aparece debajo de este video.

 

Regístrate gratis en el enlace que aparece debajo de este video.

 

Save

Save

Share Button