La diarrea y el vómito son causas graves de deshidratación

Share Button

La Secretaría de Salud del Estado de Querétaro informa las medidas preventivas para evitar enfermedades diarreicas, con el fin proteger a la población contra estos padecimientos.

La enfermedad diarreica se caracteriza por presentar un cuadro clínico autolimitado de inicio rápido, con una duración menor de 5 días y presencia de evacuaciones líquidas e incremento en la frecuencia de las mismas; puede ir acompañada de vómito, náusea, dolor abdominal, fiebre y deshidratación, siendo ésta última la complicación más grave.

La diarrea suele ser un síntoma de una infección del tracto digestivo, que puede estar ocasionada por bacterias, virus y parásitos. La infección se transmite por alimentos o agua de consumo contaminado, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente.

Entre las prácticas de higiene más efectivas se encuentra el lavado de manos frecuente con agua y jabón: al llegar de la calle, antes de preparar alimentos, antes de consumirlos, después de tocar alimentos crudos, después de ir al baño y después de cambiar pañales.

Asimismo, para beber y preparar alimentos, es necesario adoptar las siguientes medidas preventivas:

  • Usar agua purificada, hervida o clorada.
  • Lavar y tallar con agua, jabón y estropajo las verduras y frutas. Aquellas que no se puedan tallar, deberán lavarse y desinfectarse con agua clorada (agregar 2 gotas de cloro por cada litro de agua), dejarlas reposar 30 minutos y escurrir sin enjuagar o bien, desinfectarlas con plata coloidal (seguir las instrucciones del envase).
  • Utilizar cuchillos diferentes para alimentos crudos y cocidos.
  • Lavar carnes y vísceras antes de su preparación.
  • Cocer o freír muy bien los alimentos, sobretodo pescado y mariscos.
  • No dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • En caso de utilizar leche no pasteurizada, hervirla antes de beberla.
  • No consumir alimentos después de su fecha de caducidad
  • Limpiar los productos enlatados o que estén en frascos de vidrio bien cerrados, antes de abrirlos y consumirlos
  • Mantener los alimentos tapados y en refrigeración.
  • Añadir al depósito de agua (tinacos) un cuarto de taza de cloro para desinfectar el agua.
  • Evitar estornudar, picarse la nariz, toser o escupir frente a los alimentos.

Otras recomendaciones para cuidar nuestra salud son: tapar la basura que se esté almacenando y retirarla para su recolección de forma periódica, con el fin de evitar fauna nociva, si ésta ya existe, se debe controlar y eliminar; en caso de no contar con sanitarios o letrinas, se debe encalar el excremento o enterrarlo.

Un aspecto importante que se debe cuidar al comer en lugares públicos es revisar que los establecimientos cumplan con lo siguiente: las instalaciones donde se preparan los alimentos, así como los trapos para limpieza y los utensilios de cocina, deben encontrarse limpios; las personas que cocinan deben traer vestimenta limpia, cubrepelo, cubrebocas, uñas cortas, sin anillos, pulseras u otros objetos en las manos.

Además los baños deben estar limpios, tener agua corriente, contar con jabón (de preferencia líquido), papel sanitario, toallas desechables, depósito de basura con bolsa de plástico; y la basura que se almacene debe estar tapada y la recolección debe ser periódica.

En los alimentos que se van a consumir es necesario verificar que se encuentren debidamente etiquetados; de preferencia consumirlos recién preparados; al recalentar alimentos que ya están preparados, hacerlo hasta su ebullición. No comprar alimentos con mal olor, se vean descompuestos o con fecha de caducidad vencida.

Cabe mencionar que el vómito y la diarrea pueden causar deshidratación por la pérdida excesiva de agua y sales, indispensables para el cuerpo humano; por lo que ante la presencia de síntomas es importante acudir a la unidad de salud más cercana e hidratarse, para reponer los líquidos y electrolitos perdidos. Asimismo se recomienda:

  • Beber Vida Suero Oral después de cada evacuación o vómito.
  • Seguir las recomendaciones del médico y guardar reposo en casa.
  • Mantener estrictas normas de higiene, especialmente en la preparación y consumo de alimentos.

Si se trata de un menor de edad se recomienda:

  • Continuar la lactancia materna si se trata de un bebé.
  • Si ya está recibiendo alimentos sólidos, continuar con su alimentación habitual.
  • Ofrecer alimentos con mayor frecuencia.
  • Dar de comer y beber después de la diarrea.
  • Estar al pendiente de que no se deshidrate.
  • Si usa pañal, asegurarse de cambiarlo con frecuencia y depositarlo en botes de basura con tapa.
Share Button

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.