Quercetina

La quercetina es un flavonol de la familia de los flavonoides, compuestos fenólicos que dan su color a las flores, las frutas y las verduras. Los alimentos que contienen una cantidad notable de quercetina son el té, la manzana, las cebollas rojas y blancas, seguidas del vino tinto, el brócoli, los cítricos y las frutas rojas en general (saúco, arándanos rojos y azules…).

 

Sin embargo, todas las fuentes de quercetina no son equivalentes. Actualmente, la única fuente reconocida como «GRAS» desde noviembre de 2010, es decir «Generally Recognized As Safe» por la FDA es la procedente de las semillas y las vainas de un árbol originario de Brasil, el Dimorphandra mollis perteneciente a la familia de las leguminosas. Esta forma (QU995™) contiene en efecto un 99,5 % de anhidro de quercetina de una gran pureza (garantía de ausencia de metales pesados) mediante procedimientos exclusivo de extracción y purificacion patentadas y con una biodisponibilidad perfecta con una semivida más larga. La asimilación de la quercetina se realiza en el intestino delgado y el colon. El máximo plasmático se produce en general entre las cinco y las ocho horas posteriores a la absorción y se observa una persistencia de tasas significativas hasta las 24 o 36 horas.

A pesar de la gran cantidad de estudios efectuados sobre la quercetina, no se han catalogado todas sus propiedades. No obstante, los trabajos realizados hasta la fecha han permitido evidenciar los notables beneficios de un aporte complementario.

Un antioxidante muy bueno

Como todos los flavonoides, la quercetina refuerza la pared de los capilares sanguíneos y otros pequeños vasos reduciendo su permeabilidad y posee virtudes antioxidantes. Por tanto, permite combatir el omnipresente estrés oxidativo.

Un antihistamínico natural

La quercetina interviene en los fenómenos alérgicos de naturaleza estacional o no: asma, estornudos, prurito, fiebre del heno, eczema, urticaria y rinitis alérgicas. Efectivamente, tras varios estudios, la quercetina es eficaz en la estabilización de las membranas de los mastocitos, responsables de la liberación de histamina. Al disminuir de este modo la desgranulación de estas células, actúa directamente en el origen de las reacciones alérgicas y los síntomas relacionados.

Virtudes antiinflamatorias

La quercetina está dotada de propiedades antiinflamatorias de los 1000 mg al día, repartidos a lo largo del día. Este fuerte poder antiinflamatorio se ejerce principalmente inhibiendo la vía del NF-kappaB, una proteína que desempeña un papel capital en el control de la expresión de los genes que codifican las citocinas proinflamatorias.

Sus efectos más manifiestos afectan a la inflamación crónica de la próstata o la de las vías urinarias (cistitis intersticial). Un estudio a doble ciego señaló que la toma de quercetina puede aliviar de forma significativa los síntomas relacionados con la inflamación crónica de la próstata. Esta prostatitis, que puede deberse a una infección bacteriana, se convierte en ocasiones en crónica en determinados hombres. En el marco de esta investigación, 15 hombres que padecían prostatitis crónica de origen no bacteriano tomaron 500 mg de quercetina dos veces al día. Al cabo de un mes, los dos tercios de estos hombres notaron una reducción de al menos un 25 % en su enfermedad, mientras que en los hombres del grupo de control, solo el 20 % experimentó dicho alivio.

En otro registro, la quercetina se revela igualmente eficaz para aliviar los dolores de la artritis como demostró un informe que estipula que podría actuar en solo dos o tres días a razón de 750 mg mínimos al día.

Una protección muy eficaz del sistema cardiovascular

Varios estudios realizados en Finlandia en hombres evidenciaron los beneficios del aporte complementario de quercetina en la prevención de los problemas coronarios y la reducción del porcentaje de accidentes vasculares cerebrales. En los animales, los ensayos in vitro mostraron un efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares, y los estudios clínicos confirmaron por otro lado su efecto hipotensor.

Además, en los pacientes con sobrepeso, reduce las concentraciones de colesterol LDL e inhibe la agregación de las plaquetas sanguíneas, un mecanismo implicado en el fenómeno de ateroesclerosis.

Una posible arma anticáncer

Según diversos estudios estadounidenses y finlandeses, la quercetina podría poseer propiedades específicas de inhibición del cáncer de páncreas y de hígado, provocando la apoptosis de las células cancerosas. Además, la American Cancer Society informa de un estudio en seres humanos en el que una combinación de quercetina y curcumina permite reducir el tamaño y la cantidad de los tumores rectales

Se están realizando otros trabajos efectuados en animales con el fin de comprobar si estas propiedades antineoplásicas son susceptibles de ampliarse a otras formas.

Un excelente antiedad

En Rusia, la quercetina se considera como una sustancia antiedad importante denominada «Russian Rejuvenator». De hecho, podría tener un efecto sobre la longevidad al reducir por una parte el impacto de un determinado número de enfermedades crónicas y, por otra, al tener un efecto directo sobre la esperanza de vida, al menos sobre organismos experimentales, como lo han demostrado diversos estudios. Una investigación portuguesa concluyó que la esperanza de vida de las células de levaduras en cultivo podría aumentar en un 60 % y un equipo de biólogos alemanes demostró que alimentar al gusano C. elegans con una alimentación rica en flavonoides, entre ellos la quercetina, mejora su salud y longevidad global, activando un conjunto de cuatro genes específicos.

Otros investigadores indicaron igualmente que podría imitar determinados efectos de la restricción calórica sobre la esperanza de vida, como el resveratrol

Muy útil para los deportistas

Los deportistas, sometidos a esfuerzos prolongados, aumentan de manera considerable el estrés oxidativo, la inflamación y las disfunciones inmunitarias. La toma de quercetina permitirá por tanto limitar los efectos negativos de una actividad física continuada reduciendo los marcadores de la inflamación y el estrés oxidativo.

Por otra parte, los estudios a doble ciego efectuados en ciclistas que recorren una treintena de kilómetros en montaña mostró que un aporte complementario de quercetina durante un periodo de tres semanas permitió mejorar sus “cronos” alrededor de un 3,1 %, lo que es considerable, sabiendo que este tipo de resultados se obtiene por lo general mediante dopaje o en los deportistas que viven en altitud. Otro estudio examinó igualmente el efecto de un aporte complementario de 1000 mg de quercetina durante 14 días sobre las carreras contrarreloj efectuadas sobre un tapiz rodante y los resultados muestran una mejora del 2,9 % en el rendimiento.

Además, la quercetina permite reducir la incidencia de las infecciones respiratorias (virus del constipado o de la gripe por ejemplo), que se pueden contraer tras un ejercicio físico intenso.

Posibles sinergias

La quercetina, asociada a menudo con el ácido L-ascórbico (vitamina C), mejora la acción de esta última en el organismo al aumentar su absorción y retrasando su eliminación. La quercetina y la vitamina C se protegen y se regeneran así de forma mutua.. Por otra parte, como la bromelaína aumenta la eficacia de la quercetina, en muchos casos puede ser acertado combinar su administración,

Seguridad de uso

Una revisión exhaustiva de los estudios sobre la toxicidad y la carcinogenicidad dio resultados negativos y los realizados sobre el desarrollo y la reproducción no mostraron ningún efecto nocivo. No obstante, como la quercetina podría modificar la biodisponibilidad de la “ciclosporina”, un medicamento inmunodepresor utilizado de manera preventiva para evitar el rechazo en los trasplantes de órganos, no es deseable utilizarla en este caso.

Save

Save

Save

Share Button